Dos Lupes (cuarta parte)

6 May

Primera parte aquí.

Segunda parte aquí.

Tercera parte aquí.

La última vez que vio a Lupe, él se estaba persignando.

La misa ya había acabado pero la basílica era un hervidero de fieles. Por todos lados había flores, estandartes, veladoras, danzantes, músicos… Las mujeres seguían vestidas de peregrinas: pantalón debajo de la falda. Margarita era la excepción, un vestido liso y sandalias.

Lupe estaba de rodillas sobre el suelo, muy cerca del altar; sostenía el sombrero negro con las dos manos pegado al pecho. Tenía la cabeza baja y los ojos cerrados. Margarita, de pie junto a un pilar, no lo perdía de vista. Ya había terminado de rezar hacía mucho rato, sólo lo esperaba a él. En realidad no estaba segura siquiera de haber rezado como se debía; nunca había sido muy devota. Mientras recorrían solos un montón de pueblos, Margarita le había pedido a Lupe que le enseñara a rezar pero él sólo se encogía de hombros.

-No sé-decía.

Pero claro que sabía, eso se veía a leguas. Lo miraba extasiada, se preguntaba qué tanto pediría a la Lupe y si acaso pensaba en ella, en Margarita. La fascinaba el gesto serio de su rostro y la respetuosa, pero indudablemente apasionada manera en que sus manos apretaban el sombrero cerca del corazón. Por las noches, recordó Margarita, Lupe se sumía en largas plegarias a las que ella no estaba invitada pero al entrar a la cama le hacía el amor con los ojos, negrísimos, siempre buscando los suyos.

Junto a Margarita pasó con lentitud una mujer pesada de cabello gris, que al avanzar un poco no dejó que siguiera viendo a Lupe rezar. Al cabo de unos segundos, Lupe volvió a aparecer entre la multitud: esta vez sólo una mano (fuerte y áspera, recordó ella) sostenía el sombrero negro; la otra mano, la derecha, hacía una fervorosa peregrinación.

 A la altura del corazón, el dedo pulgar miraba directo hacia la frente; el dedo índice bajaba hasta quedar en horizontal con el primero y los otros tres dedos restantes hacían línea recta con el pulgar. Por la / señal / de la Santa / Cruz. Así, la mano avanzó entonces con lentitud hasta la frente de Lupe, justo debajo del nacimiento del cabello, descendió hasta detenerse en el ceño, subió luego hacia la izquierda a la altura del arco de la ceja y pasó de ahí hacia la derecha. de / nuestros / ene / migos. Cayó al borde del labio superior y luego a la barbilla, se movió después a cada una de las comisuras. líbranos / Señor / Dios / nuestro. Siguió su recorrido hacia abajo deteniéndose en medio de las clavículas y continuó hasta su pecho (donde estaba también, recordó Margarita, el tercer botón de su camisa negra); de ahí viajó, de nuevo, primero a la izquierda y luego a la derecha.

En el nombre del Padre. La cruz entonces se deshizo y los tres dedos más largos tocaron su frente. Del Hijo. La mano, apenas extendida, bajó rozando su rostro hasta ese tercer botón de la camisa, pero sólo el dedo corazón fue quien se clavó ahí, justo en medio de las costillas. Y del Espíritu / Santo. Después a la izquierda y luego a la derecha. Por último, con calma, la cruz volvió a formarse y terminó su viaje en los labios fruncidos de Lupe.

Lo vio besar la cruz y fue todo. Luego desapareció. Se lo tragó la Basílica. Margarita lo perdió entre la gente y nunca volvió a dar por él. Lo buscó por toda la iglesia y luego en el atrio y después en la ciudad. Y en cada pueblo de regreso a casa. Pero nada. Tuvo que volver con Mamá y Tirirín.

A Lupe, pensó Margarita, se lo había llevado la virgen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: