Tag Archives: Dos Lupe

Dos Lupes (tercera parte)

28 Mar

Primera parte aquí.

Segunda parte aquí.

Ya es de noche. El camión va lleno pero como Margarita subió en la primera parada, aún alcanzó lugar. Ahora la gente se apretuja de pie por el pasillo y un intoxicante olor a humedad llega hasta la nariz de Margarita: mucha gente ha subido al camión escapando de la lluvia. Ella está toda seca, se compró unos zapatos nuevos en una tienda de la central.

A su lado va sentada una niña. Tiene el cabello largo hasta la cintura recogido en una cola de caballo y los ojos muy saltones. Margarita nota que todo el tiempo la está mirando, está como hipnotizada esperando a que ella le vuelva a sonreír. Se siente incómoda y mira por la ventana esperando llegar pronto al siguiente pueblo, su destino.

No volvió a casa para despedirse de Mamá, se fue directito a la central, no fuera a ser que luego se arrepintiera. Llamó desde ahí a una vecina:

-Por favor, Doña Elo, nada le cuesta ir ahorita con mi mamá… No le creo que siga lloviendo… Andele, ¿ya ve? Por favor, dígale a mi mamá que ando de viaje, que no sé cuando vuelva… Pues claro que ya avisé en la escuela, Doña Elo, me va a cubrir Ana… Ay, no empiece con lo mismo de siempre. Mi mamá es muy feliz con ese niño… No, no, no… Mire, Doña Elo, ya párele, ¿va a ir sí o no con mi mamá? Si no para llamarle a alguien más…. Gracias… No, todavía no sé cuando vuelva, yo le llamo en unos días… Gracias. Adiós.

Claro que no llamó a la escuela y ni siquiera sabe si Ana podrá cubrirla: no le importa. En cuanto compró el boleto del camión se sintió inmensamente tranquila, segura de que al final de aquel viaje volvería a estar con Lupe.

Aun queda más de una hora para llegar. La niña sigue mirándola con exigencia y Margarita le acaricia la frente como suele hacer con algunos de sus alumnos pero nunca con Tirirín. El camión da un enfrenón y luego sigue avanzando por la empinada carretera, pero la niña alcanza a dar un pequeño grito. Margarita se tensa y  suelta a la niña. La embarga la misma desolación que sintió al percatarse que el hombre del mercado no era Lupe. Recuerda, de golpe, que al pasar por la central no se persignó frente a la inmensa imagen de la Lupe.

Se hunde en el asiento y cierra los ojos. Es un mal presagio, está segura.